Libro blanco de eXaminator

Metodología de trabajo

En marzo de 2012 se publicó el primer borrador de la Metodología de Evaluación de Conformidad con la Accesibilidad en sitios Web [1] que proporciona una metodología armonizada internacionalmente para la evaluación de sitos web en conformidad con las WCAG 2.0. En la introducción dice: si bien este documento es una guía útil para la evaluación durante todo el proceso de desarrollo de los sitios web, se centra principalmente en la última etapa del proceso, cuando se busca confirmar si las metas de conformidad se han logrado.

Quiere decir, entonces, que esta metodología tiene como propósito principal medir el grado de eficacia de una metodología previa destinada a lograr un determinado nivel de conformidad con las WCAG 2.0. Como los agregados y modificaciones de páginas son constantes en casi todos los sitios web, la interacción de estas dos metodologías debería ser cíclica para mantener actualizadas las evaluaciones de las sucesivas actualizaciones del sitio.

Es mucha exigencia, especialmente para las instituciones que mantienen varios sitios web. El problema aumenta porque los evaluadores deben tener conocimientos de las WCAG 2.0, del diseño de páginas web, de las ayudas técnicas y de cómo usan la web las personas con discapacidad, pero muchas instituciones no cuentan con ese tipo de personas en sus equipos de trabajo. El mercado laboral nunca ha sido favorable para los expertos en accesibilidad y hoy, con las restricciones presupuestarias impuestas por la crisis económica global, es muy poco probable que se produzca una masiva contratación de especialistas para evaluar la accesibilidad de millones de sitios web.

Para las instituciones que tienen el propósito de hacer accesibles sus sitios pero no disponen de los medios suficientes, quiero proponer una metodología que les permita evaluar, corregir y mantener la accesibilidad aplicando un trabajo sistemático y progresivo, con costos razonablemente bajos. En última instancia, debería servir para capacitar a los equipos técnicos, mejorar las prácticas habituales y evitar que el grado de accesibilidad logrado disminuya con el tiempo.

Evaluación automática

La primera etapa del trabajo gira en torno a los resultados proporcionados por una herramienta de evaluación automática. La información es parcial pero la ventaja es que se puede conseguir con un mínimo de trabajo y a un muy bajo costo. La intervención humana se limita a elegir una cantidad de páginas del sitio a evaluar pero también eso se puede hacer automáticamente. Por ejemplo, para esta demostración, donde se ejemplifican diversas situaciones de uso, se programó la herramienta para que obtuviera los primeros 20 resultados que arroja una búsqueda en Google.

En una situación real no hay motivo para ser mezquinos con el número de páginas. Generalmente, unas 100 ó 200 páginas se agregan y revisan en menos de 10 minutos y son suficientes para obtener muestras de las diversas secciones que puede contener un sitio web. De todos modos, es posible agregar manual o automáticamente otras páginas en cualquier momento. El sistema, además de evaluar la accesibilidad, usa los servicios de validación del W3C para verificar los códigos (X)HTML y CSS, y guarda una copia de cada página para posteriores consultas.

En la demostración se puede ver que la información generada por la herramienta automática se organiza en distintos niveles. El nivel más alto es cuando se listan los sitios ordenados de acuerdo a la calificación global (ideal para ver quién le gana a quién y cuál es el último de la lista); luego se puede ver un listado de las páginas de un sitio con una serie de datos estadísticos; luego un informe detallado de las pruebas que se realizaron sobre una página con la justificación de cada resultado y enlaces a la documentación de las WCAG 2.0 y, finalmente, se pueden ver los elementos que se revisaron en las pruebas para hacer una verificación manual de los resultados.

Cada nivel de información tiene su público específico. Los detalles de las pruebas son para los responsables de corregir los errores detectados. Ellos tienen la posibilidad de actualizar la revisión de cada página para comprobar las modificaciones a medida que las realizan, aunque también se pueden programar actualizaciones periódicas de todo el sitio. Las estadísticas y los datos globales pueden ayudar a identificar las áreas del sitio con mayores problemas, detectar los errores más frecuentes y también calcular el tiempo que pueden demandar los trabajos de reparación.

La información a nivel de un sitio o de un grupo de sitios es para un público más amplio y con menos conocimientos técnicos. Aquí se advierte la utilidad de las puntuaciones porque permiten ordenar y comparar los resultados. Ya sabemos cuán relativas son las puntuaciones pero, aunque sólo pueden dar indicios sobre la accesibilidad, marcan muy gráficamente las distancias que existe entre los distintos sitios. Más aún, como la información se actualiza constantemente, permiten apreciar la evolución de los resultados y comprobar si el trabajo de los técnicos es exitoso.

Es necesario que el público en general pueda ver toda esta información porque resulta un factor de presión para el trabajo de los responsables de los sitios y fomenta la competencia basada en criterios técnicos, mientras que hoy las comparaciones sólo se pueden hacer sobre cuestiones estéticas, cantidad de servicios o tipo de información ofrecida. Además, en plena sociedad de la información y en un ámbito atravesado por las redes sociales, resulta incomprensible y anticuado no exhibir una información que es de interés para todos los usuarios de la web. Claro, siempre que no se tenga nada que ocultar.

¿Y dónde está el experto? En esta etapa no debería intervenir o hacerlo sólo cuando sea estrictamente necesario. Y su intervención debería limitarse a asesorar y ayudar a los responsables técnicos, sin reemplazarlos en su labor porque un objetivo central en esta etapa es valorar la capacidad de gestión del equipo de trabajo del sitio. No se trata sólo de evaluar las capacidades personales sino también las condiciones en las que desarrollan su trabajo. Hay muchas razones que pueden dificultar o impedir las modificaciones necesarias en las páginas de un sitio. Una plantilla de diseño que no se logra corregir, un gestor de contenido que no se puede reprogramar para que genere código accesible son situaciones que se deben detectar y resolver antes de intentar otras acciones.

La supresión de todos los errores detectables automáticamente será el mejor indicador de que el equipo de trabajo está en condiciones de avanzar en su objetivo. Esos resultados no garantizan que un sitio sea accesible pero constituye una prueba de la disposición y capacidad de los responsables para resolver los problemas básicos. Si no se puede superar esta prueba mínima, no hay motivos para suponer que se podrán superar otras dificultades. La herramienta es un modo económico, objetivo y eficaz de ejercer un control colectivo del trabajo y estimular la accesibilidad en la web, un tema que se encuentra en un punto muerto desde hace mucho tiempo.

Verificación manual

En la web podemos usar dos estrategias: desarrollar las páginas y luego ver si se pueden corregir los errores de accesibilidad, o intentar hacerlas accesibles de una sola vez. El único impedimento para usar la segunda estrategia es que se necesitan personas con suficientes conocimientos y entrenamiento, una meta a la que intentaremos acercarnos en la segunda etapa de la metodología.

La curva de aprendizaje de la accesibilidad es muy larga y resultaría poco eficiente intentar que el equipo técnico salte directamente de seguir las instrucciones de una herramienta automática a enfrentar una auditoría formal del sitio. En este punto sabemos que cuentan con la capacidad, las habilidades y un contexto favorable para solucionar problemas. Es tiempo de ejercitar su criterio propio poniéndolos en situación de evaluadores, haciéndoles verificar los resultados automáticos para ratificar o rectificar su validez.

Una manera práctica de llevar a cabo este ejercicio con ayuda del experto son las revisiones en paralelo. Luego de que un integrante del equipo de trabajo haya realizado las evaluaciones puede contrastar sus resultados con las evaluaciones del experto y comprobar el grado de coincidencia entre ambos trabajos. Se puede prever, por ejemplo, un sistema de comunicación para despejar dudas y discutir los resultados, un sistema para que el experto califique el trabajo de los evaluadores y cualquier otra opción que ayude a fortalecer el aprendizaje.

La meta es lograr que el equipo técnico aprenda a examinar el código de las páginas, conozca en profundidad las técnicas evaluadas y las incorpore a sus hábitos de trabajo. Puede parecer un objetivo modesto pero, si se logra, podemos tener la confianza de que varias decenas de técnicas de las WCAG 2.0 no tendrán que ser rectificadas una y otra vez en el futuro. Además, esa experiencia es esencial para que los informes que presentará el experto luego de la evaluación de conformidad -el siguiente paso en esta metodología- puedan ser interpretados con facilidad y sirvan para transferir nuevos conocimientos, no sólo para corregir errores.

Evaluación heurística

Sobre la metodología de evaluación de la conformidad con las WCAG 2.0 no hay mucho por decir porque, si bien la Metodología de Evaluación de Conformidad con la Accesibilidad en sitios Web es por ahora sólo un borrador de trabajo, en el sitio del WAI existe una serie de recursos bajo el título Evaluación de la accesibilidad de los sitios web [2] donde se esbozan diferentes enfoques para realizar este tipo de trabajo.

Las auditorías deben ser llevadas a cabo por, al menos, un experto en accesibilidad y eso supone un costo que no se puede obviar pero que se puede reducir haciendo que las herramientas resuelvan las trabajos tediosos y repetitivos. Estas son algunas ayudas que pueden proporcionar las herramientas:

  • Seleccionar la muestra de páginas, identificando aquellas que contienen elementos relevantes (formularios, tablas, etc.). La selección debe completarse manualmente pero una parte de proceso se puede facilitar por medios automáticos.
  • Identificar y señalar los elementos a revisar. Esto agiliza la evaluación de las técnicas y reduce el número de herramientas auxiliares necesarias para examinar las páginas.
  • Proporcionar un formulario para anotar los resultados que permita el trabajo en línea y facilite las labores grupales, cuando fueran necesarias.
  • Agregar resultados proporcionados por otras herramientas. Así sería posible usar, si se prefiere, cualquier herramienta de evaluación que proporcione los resultados en un formato abierto (RDF, por ejemplo).
  • Generar automáticamente los informes en distintos formatos y con distinto grado de detalles según el público al que se dirigen.
  • Llevar control de los cambios en la muestra de páginas. Los resultados permanecerán vigentes hasta el momento en que se detecten modificaciones en las páginas auditadas.

La auditoría tiene dos etapas, cada una con distinto objetivo. La primera evaluación es para detectar si las páginas de la muestra alcanzan la conformidad con las WCAG 2.0 o si hay errores que deben corregirse. Si se detectan errores, y luego de que los responsables técnicos los hayan solucionado, se hará una segunda evaluación para verificar que, esta vez sí, se logra la conformidad.

Por lo general, en la segunda evaluación se vuelven a revisar las mismas páginas pero así sólo estamos verificando que se corrigió la muestra pero no estaremos controlando que las soluciones se hayan aplicado en todo el sitio. Entonces conviene que, en la segunda evaluación, se incluyan algunas páginas de la muestra original y otras nuevas páginas para que la auditoría cumpla cabalmente su propósito.

Propuesta

La etapa de evaluaciones automáticas de esta metodología ha sido implementada con mucho éxito por la Unidade ACESSO de Portugal [3] a través de AccessMonitor, una herramienta de evaluación para las WCAG 1.0 y WCAG 2.0 basada en eXaminator. Se debe notar que las características de esta implementación obedecen a una particular estrategia de trabajo y no significa que no puedan instrumentarse otras opciones.

En la demostración (que se irá ampliando con más sitios y nuevas opciones) existe un formulario propuesto para las verificaciones manuales que aún no se ha probado en situaciones reales. Para las evaluaciones heurísticas tenemos confianza en desarrollar, en Sidar, una versión de Hera para las WCAG 2.0 que pueda ser usada en las evaluaciones manuales de los expertos.

Durante algún tiempo tuve intenciones de ofrecer en este sitio un servicio similar al de TAW Monitor [4] pero sería necesario contar con un equipo de trabajo apropiado y una buena organización para obtener resultados satisfactorios. Por eso prefiero seguir dedicando mi tiempo al desarrollo de herramientas de revisión y dar soporte técnico a las entidades interesadas en contar con un sistema para monitorizar sus sitios web, ofrecer el servicio a terceros o estudiar la accesibilidad en la web. Si usted, esforzado lector, necesitara un programador autodidacta, diseñador gráfico en desuso y obsesivo buscador de soluciones, no dude en ponerse en contacto conmigo.

Referencias

  1. Website Accessibility Conformance Evaluation Methodology 1.0 (en inglés)
  2. Evaluating Websites for Accessibility (en inglés)
  3. Unidade Acesso Acessibilidade eletrónica para cidadãos com necessidades especiais (en portugués)
  4. TAW Monitor

Siguiente: Reconocimientos

Anterior: Batería de pruebas

Fecha de publicación: 01/06/2012